4ª. Reunión de Camaradería 2016: 18 de noviembre, 12:30 hs. - "Caballeros del Aire" - CFA

 

Sumario


 

 

Nuestra Web

 

www.grupo346.com.uy

En ella encontrarás nuestro Diario Digital de Noticias en todas sus ediciones, otros documentos de interés, fotografías, videos de aviones y de reuniones de camaradería y todo aquel material que merezca ser compartido con nuestros socios y visitantes.

Reiteramos nuestra solicitud a los amables visitantes que nos hagan llegar sus colaboraciones a grupo346@gmail.com, o a nuestra dirección en Montevideo, Lido 1800 CP 11500 (Club Fuerza Aérea).

El material con que pueden colaborar es el siguiente y debe tener, en lo posible, las siguientes características generales:

TEXTOS

Textos: pueden ser documentos de cualquier procesador de textos en formato "doc", "rtf" y "txt", preferentemente texto "plano", es decir sin subrayado, negrita, color u otro tipo de resalte. En caso de que los textos sean acompañados de imágenes, estas se enviarán por separado y nunca insertadas en el archivo de texto.

FOTOGRAFIAS, IMAGENES y VIDEOS

Los años han pasado y con el paso del corto tiempo desde que publicamos el Diario Digital de Noticias por primera vez los adelantos tecnológicos han sobrepasado en mucho, todas nuestras espectativas. Antes, les pedíamos que vuestras colaboraciones de ifotografías y videos cumplieran con ciertas medidas y requisitos, más que nada porque las capacidades de los medios en que se guardaban estaban limitados y las velocidades de transferencia de datos eran muy lentas. Hoy no tenemos limitantes de ningún tipo, solo que necesitamos de ustedes para que colaboren con aquello que pueda interesarnos a todos quiene "orgullosamente" pertenecemos al, ahora si, limitado conjunto de personas, que compartimos la pasión por la aviación de transporte, en el Grupo 346.

 

 




Vínculos

 

Desuscripción

Este Diario se envía a personas e instituciones que se han suscripto a él. NO ES SPAM. Si lo está recibiendo por error, le pedimos disculpas.

Si no desea seguir recibiéndolo, puede desuscribirse a través de nuestra página web en "Solicitar baja":

www.grupo346.com.uy

 

 

Números anteriores

Los primeros 99 números de nuestro Diario publicados entre abril de 2002 y noviembre de 2008 se encuentran en formato PDF. Desde el número 100 del 1 de diciembre de 2008, hasta este número inclusive está en formato "html".

Haciendo click sobre el número seleccionado, abrirá la edición del Diario correspondiente:

200 - 201 - 202 - 203 - 204 - 205 - 206 - 207 - 208 - 209 - 210 - 211 - 212 - 213 - 214 -

Una vez abierto puede guardarlo en versión HTML seleccionando en el menú Archivo "Guardar como...", donde podrá elegir el lugar para su archivo. Recuerde que las primeras 99 ediciones están en formato PDF, por lo que necesita tener instalado el programa "Acrobat Reader". Haga click sobre la imagen a continuación para descargar el programa.

Escudos en HD

Haciendo click, con el botón derecho de su ratón, sobre la imagen seleccione en el menú emergente "Abrir imagen en una pestaña nueva". Vaya a ella y luego podrá guardar el escudo con una definición de 2000 pixeles y... ¡con fondo transparente!

Grupo Simbólico de Transporte Aéreo 346

Grupo de Aviación N° 3 (Transporte)

Grupo de Aviación N° 4 (Transporte)

Grupo de Aviación N° 6 (Transporte)

Escuadrón Aéreo N° 3 (Transporte)

Brigada Aérea I

100 Años de la Aviación Militar del Uruguay


Nuestra 4ta. y última Reunión de Camaradería (exclusiva para socios), se realizará en la barbacoa "Caballeros del Aire" del Club Fuerza Aérea el próximo día 18 de noviembre de 2016 a la hora 12:30.

line_separador

Libro homenaje a la Escuela Militar de Aeronáutica: "100 Años enseñando a volar"

Nuestro Grupo Simbólico se enorgullese en promocionar este libro que contiene anécdotas e historias acaecidas en la Escuela Militar de Aéronáutica, de la que una gran mayoría de nuestros asociados ha sido su alumnos, prestado servicios en ella y ejercido como profesores e instructores de vuelo.

El orgullo es aún más grande, cuando nos enteramos que esta idea ha sido llevada adelante, entre otros, por algunos amigos, socios de nuestro Grupo, principalmente a su ideólogo, el Tte. Cnel. (Av.) Daniel Puyol Castiglioni, a quien felicitamos y deseamos muchos más éxitos.

Como se puede leer en el comienzo del texto de su portada trasera: "¡Este no es un libro de Historia! Es un libro de historias." Un anecdotario en los que los coroneles Eduardo Aguirre, Julio Díaz, Elbio Firpo y Renato Fratta, los tenientes coroneles Daniel Puyol y Ricardo Zecca y los mayores Jorge Cobas y Gabriel García, nos relatan hechos acontecidos en todos los tiempos, o lo que sería mejor aún aplicar la palabra "atemporales", pues si no fuera que algunos de ellos son fácilmente recordables o reconocibles, podrían haber sucedido, ayer mismo.

El libro, en la totalidad de su tiraje, fue donado a la Escuela Militar de Aeronáutica, pero asimismo y previendo que la cantidad era escueta y muchos reclamarían contar con él, se tomó la precuación de realizar una versión electrónica, que ponemos a disposición de nuestros selectos lectores.

line_separadorline_separadorline_separador

Hacer click aquí para bajar el libro

line_separadorline_separadorline_separador

URUGUAY
Un país de alas grandes

Con motivo del "Centenario" de la Escuela Militar de Aeronáutica nos ha llegado este boletín del Sr. Norberto Traub Gainsborg del Instituto de Investigaciones Histórico Aeronáuticas de Chile, el que nos honra, al haber tomado información de nuestro Diario Digital de Noticias. También agradecemos el enorme concepto que tienen los hermanos chilenos, sabiendo que alas de ilustres aviadores militares orientales se formaron en su patria.

Hacer click aquí para bajar el boletín

line_separador

¡Faltan menos días para que vivas esta experiencia inolvidable y no te la podés perder!

En el marco de los 100 años de la Escuela Militar de Aeronáutica, la Escuadrilla de Alta Acrobacia Halcones de la Fuerza Aérea Chilena llega a nuestro país, para ofrecer un show de acrobacia sin precedentes.

20 de noviembre de 2016
A las 17:00 hs.
Rambla de Punta Carretas
Frente al Club de Golf
Montevideo.


Ceremonia del Día del Retirado de la Fuerza Aérea Uruguaya

El pasado 10 de noviembre en las instalaciones de la Escuela Militar de Aeronáutica se llevó a cabo la ceremonia del “Día del Retirado de la Fuerza Aérea Uruguaya (FAU)” y homenaje al Personal Superior que pasó a situación de Retiro obligatorio o voluntario, con más de treinta años de servicio.

La misma, contó con la presencia del Comandante en Jefe de la Fuerza Aérea, General del Aire Alberto Zanelli, del Director de Aviación Civil e Infraestructura Aeronáutica, Brig. Gral. (Av.) Antonio Alarcón, del Jefe del Estado Mayor General, Brig. Gral. (Av.) Hugo Marenco, del Comandante del Comando Aéreo Logístico, Cnel. (Av.) José Visconti, del Comandante del Comando Aéreo de Personal, Brig. Gral. (Av.) Luis H. De León, de los Oficiales Superiores que pasaron a situación de Retiro, de Oficiales Superiores y Oficiales Jefes de la Fuerza Aérea, de familiares y amigos.

El Director de la Escuela Militar de Aeronáutica, Cnel. (Av.) Alejandro Arocena, fue acompañado por el Cnel. (Seguridad Terrestre) Alberto Spada, a pasar revista a los efectivos presentes.

La Banda de Músicos “Coronel Walter Miños” fue la encargada de la ejecución de las estrofas del Himno Nacional.

El Oficial Ayudante, Tte. Cnel. (Nav.) Julio Maldonado realizó la lectura de la Orden de Comando General correspondiente a la mencionada ceremonia.

Seguidamente, el Director del Servicio de Abastecimiento, Cnel. (Av.) Marcelo Pilón, hizo uso de la palabra en representación del Comando General de la Fuerza Aérea.

A continuación, Damas y Caballeros Cadetes de segundo y tercer año entregaron el Escudo de la Fuerza Aérea Uruguaya, obra del escultor nacional Juan Manuel Ferrari.

Fueron homenajeados en esta oportunidad los siguientes Oficiales Superiores:

Cnel. (Seguridad Terrestre) Julio Martínez
Cnel. (Aviador) Miguel Cabrera
Cnel. (Aviador) Sergio cairús
Cnel. (Aviador) Hugo Mandl
Cnel. (Mantenimiento) Walter Belén
Cnel. (Administración y Abastecimiento) Víctor Paladini
Cnel. (Aviador) Roberto Pereira
Cnel. (Seguridad Terrestre) Leonardo Villalba
Cnel. (Aviador) Julio Aparicio
Cnel. (Comunicaciones y Electrónica) Hugo Cardozo
Cnel. (Seguridad Terrestre) Alberto Spada
Cnel. (Aviador) Alvaro Loureiro
Cnel. (Administración y Abastecimiento) Osvaldo Greissing
Cnel. (Aviador) Miguel Pereira
Cnel. (Administración y Abastecimiento) Dinor Ramírez

Acto seguido, el Comandante en Jefe de la Fuerza Aérea, Gral. del Aire Alberto Zanelli, acompañado por el Director de la Escuela Militar de Aeronáutica (EMA), Cnel. (Av.) Alejandro Arocena hicieron entrega de una medalla recordatoria con la Esfinge de la Mujer Alada, en reconocimiento a los años dedicados al servicio de la Patria, mientras sobrevoló la ceremonia una formación compuesta por una aeronave North American T-6 D “Texan” y tres Aermacchi T-260 pertenecientes a la EMA.

El Cnel. (ST.) Alberto Spada, fue el responsable de hacer uso de la palabra en representación de los Oficiales homenajeados.

La ceremonia finalizó con un desfile aéreo y terrestre, en honor a las autoridades presentes, que estuvo integrado por un agrupamiento de Banderas y Escoltas de la Brigada Aérea I (Carrasco), el Servicio de Mantenimiento, la Escuela Técnica de Aeronáutica y el Cuerpo de Alumnos de la EMA.

Una vez finalizada la ceremonia, el Comandante en Jefe de la FAU acompañado por su esposa, la Sra. Elizabeth Silva de Zanelli, entregaron a los familiares allí presentes un ramo de rosas en agradecimiento por su silenciosa pero importante labor, durante tantos años de servicio.

Palabras del Director del Servicio de Abastecimiento

Señor Comandante en Jefe de la Fuerza Aérea, Gral. Del Aire Alberto Zanelli, Señores Oficiales Generales, Señor Director de la Escuela Militar de Aeronáutica, Señores Oficiales Homenajeados, Señores Oficiales Superiores, Jefes y Oficiales, Damas y Caballeros Cadetes, Jóvenes Aspirantes, Personal Subalterno, familiares y amigos, Señoras y Señores:

En el año 1995, se establece el día 06 de noviembre como el “Día del Retirado de la Fuerza Aérea Uruguaya”; este día es elegido, ya que un mismo día pero del año 1947 pasa a situación de retiro, el primer Oficial Aviador con jerarquía de General: nos referimos al General Cesáreo Berisso, ejemplo de coraje, dedicación, compromiso y renunciamiento.

En este año 2016, al cumplirse el “Centenario de la Escuela Militar de Aviación”, a su vez en el mes de dicho aniversario es que este homenaje es llevado a cabo, y aquí en la propia Escuela, que fuera originariamente un campo de aviación de la Compañía General Aeropostal, desde 1928 utilizado por aeronaves militares y desde 1937 asentada definitivamente la Escuela, carga esta ceremonia de mayor significado aún.

Esta Escuela, la cual fuera testigo diario por muchas generaciones, de nuestros primeros sueños y donde comenzamos a vivir, compartir y desarrollar nuestra vocación.

Esta vocación militar con alas, requiere la entrega no solo de nuestras capacidades y experticia al servicio de la Sociedad, sino que debemos estar dispuestos a ofrecer nuestra vida si fuera necesario, como lo hicieran este año, nuestros queridos camaradas, que se han unido a la Escuadrilla del Silencio y que recordaremos por siempre.

Es un honor dirigir estas palabras a quienes dedicaron gran parte de su vida a servir a esta Organización, procurando con su actitud diaria, mantener el prestigio y el orgullo de ser Oficial de la Fuerza Aérea.

Es un día de muchos recuerdos y emociones, los cuales se mezclan entre el pasado, el presente y el futuro, observando el conjunto de generaciones y tandas aquí presentes.

La medalla que dentro de unos momentos recibirán, representa el agradecimiento de nuestra Institución a tantos años de dedicación, sacrificio, abnegación y compromiso en el cumplimiento de la misión.

Misión de la cual todos somos parte; y parte de un sistema en el cual cada engranaje debe funcionar de forma correcta, ya que de lo contrario estará sobrecargando a otro y enlenteciendo la maquinaria.

Pilotos, Aerotécnicos, tripulaciones, personal de apoyo en las más diversas actividades y todos aquellos que en forma silenciosa trabajan en equipo, apoyando la actividad de vuelo, permiten que se cumpla la frase que engalana nuestra Escuela: “La Aviación Vanguardia de la Patria”.

Todos estos actores han dejado en quien se retira, su huella indeleble y el recuerdo de las horas compartidas en una oficina, en una misión de vuelo o en la planificación de una obra.

Hemos comprobado que la carrera transcurre más rápido de lo que desearíamos y que debemos disfrutar a pleno cada jerarquía, cada actividad compartida, cada servicio, cada orden que recibimos, con voluntad y lealtad y sin reclamar más reconocimientos, que nuestra propia satisfacción por la tarea cumplida.

Este breve momento de homenaje quizás nos haga valorar lo que hacemos diariamente en nuestra Fuerza, por más insignificante que creamos que es; y debemos estar convencidos que estamos contribuyendo al cumplimiento de la misión de la Unidad a la que pertenezcamos y a la Fuerza Aérea en su conjunto.

Quienes hoy pasan a situación de retiro, constituyen un ejemplo a seguir y un desafío para quienes deban ocupar los cargos que estos abandonan, con la difícil tarea de superar su desempeño.

Llegaron a ser nuestros referentes, ganándose el respeto de sus superiores y la admiración de sus subalternos, manteniendo vivo lo que hemos denominado “Espíritu de Vuelo”.

Dado que lo único permanente es el cambio, se hace necesario este relevo generacional, pero estamos convencidos que no será un simple alejamiento de la Fuerza, sino que cuando se les necesite, se encontrarán dispuestos a volcar sus experiencias y conocimientos en beneficio de la Institución y de sus integrantes.

Para finalizar no quisiera dejar de reconocer y saludar a sus seres más queridos, madres, padres, esposas, e hijos, quienes han sido el sustento y apoyo en sus carreras y que compartirán con ustedes esta nueva etapa que comienzan a vivir.

Estimados camaradas, ha sido un honor dirigirme a ustedes, en nombre de toda nuestra querida Fuerza Aérea, su casa.

Cnel. (Av.) Marcelo Pilón
Director del Servicio de Abastecimiento

Palabras del Coronel (ST.) Alberto Spada

He aceptado el honor de ser quien realice la oratoria en nombre de los señores oficiales superiores que son homenajeados en la presente ceremonia de reconocimiento oficial.

Hoy me dirijo a ustedes, sabedor de todo lo que les transmita está limitado al significado de palabras que intentan reflejar un sentimiento y emociones que no se alcanzan definir con las mismas; dado que van mucho más allá de ello y es primordialmente resaltar el compromiso, empeño, entendimiento y empatía que fue, es y será de aquellos que así lo sientan en las generaciones que nos precedieron, las actuales y ustedes cadetes, que serán las que vendrán.

Por ello disculpen si me salgo de lo tradicional.

Muchos de los aquí presentes cumplimos un entorno de 35 años de servicio. Esto quiere significar que hemos marchado y convivido junto a la Fuerza Aérea durante más de un cuarto de la existencia de la misma.

¿Qué quiero significar con estas relaciones de cifras y de años que nos ligan a la Fuerza Aérea y en particular a este Instituto, cuna y hogar de todos nosotros?

Simplemente algunas necesarias reflexiones:

La Fuerza Aérea y EMA van a existir por 100 años más, y luego por otros 100, y así por siempre, porque la Fuerza Aérea como así también las otras fuerzas son la esencia de la Patria y nuestra EMA en tanto reflejo y ámbito de los futuros líderes militares, es una expresión viva y empeñosa de todo ello.

Lo más importante, lo que realmente interesa destacar, e interesa poner en ello la mayor atención y todos los empeños, es lo moral, lo espiritual, lo doctrinario, el arte de mandar, que son los elementos básicos de todos los que hemos abrazado vocacionalmente la carrera militar; sin dejar para nada de lado a los seres queridos, que nos comprenden y nos apoyan permanentemente en nuestra lucha. Esos pilares son los que nos definen, son la causa permanente de nuestra dignidad y de nuestro compromiso, en esa lucha estamos juntos.

Ustedes cadetes de hoy, el día que tengan bajo su mando hombres y mujeres; preocuparse por ellos, convivir, relacionarse con ellos, protegerlos en las adversidades, animar sus ánimos, hacerles sentir que son más que el jefe, sino algo tanto como su padre y solo así…ellos estarán dispuestos a seguirlos hasta el último rincón de la adversidad.

Pronuncio con todas las letras, la palabra “lucha” porque la vida me ha enseñado algunas cosas importantes; una, es que hay que luchar con ella permanentemente, que no hay tregua; por eso he adoptado un principio que desde siempre ha hecho raíces y que creo es patrimonio de todos los que estamos acá y de todos los que integran la familia militar, siempre, pero especialmente en los tiempos que nos toca vivir; con una visualización de momentos siempre difíciles, quizás sea la mejor señal para afrontar con hidalguía, convencimiento y decisión; en donde la única lucha que se pierde es la que se abandona.

Permítanme ahora, recitar una reflexión que engloba el espacio de tiempo entre los jóvenes cadetes, iniciándose y los Señores Oficiales Superiores aquí presentes en situación de retiro:

A ustedes me dirijo en especial, no es que no considere a los aquí presentes…pero sucede que los que han llegado a un espacio de trascendencia, naturalmente han dejado en quienes los sucedan, alguna semilla que nos sobreviva y que siga participando en el crecimiento y perfeccionamiento de nuestra nación.

Como lo ven, la Patria es una cuestión de amor, como también lo es el otro amor sobrenatural, a la Patria celestial “dos amores que proceden de un mismo principio eterno, porque la causa y autor de ambos amores es el mismo dios”.

Les voy a recitar fragmentos de un texto que me fuera entregado hace muchos años; en un ambiente operacional en circunstancias muy adversas, que se denomina: “las semillas del éxito en el jardín del tiempo”

Estoy preparado, al fin, a hacer que te sientas orgulloso de mi.

Me olvidaré del día de ayer, con todas sus pruebas y tribulaciones, con todos sus agravios y sus frustraciones. El pasado ya es un sueño del cual no puedo recuperar ni una sola palabra ni borrar ningún acto imprudente.

No me preocuparé por el futuro, mi éxito y mi felicidad no depende de que me esfuerce en adivinar lo que acecha en el horizonte, sino en hacer el día de hoy, lo que claramente tengo al alcance de la mano.

Atesoraré este día, puesto que es todo lo que tengo. Sé bien que sus horas que se deslizan apresuradas no pueden acumularse, ni almacenarse como un valioso grano, para su uso futuro.

El día de hoy me liberaré de la esclavitud del reloj y del calendario. Aún cuando planearé este día con objeto de cuidar de mis pasos y de mis energías, empezaré a medir mi vida en hechos, no en años; en pensamientos, no en estaciones; en sentimientos, no en los números sobre un cuadrante.

Estaré consciente de lo poco que se necesita para hacer de éste, un día feliz. Jamás buscaré la felicidad, porque la felicidad no es una meta, es solo un producto secundario y no hay felicidad en tener o en recibir, sólo en dar.

No huiré de ningún peligro con el cual pueda tropezar el día de hoy, porque estoy seguro de que no me sucederá nada de lo que no esté preparado para enfrentar. Así como toda gema se pule por medio de la fricción, estoy seguro de que yo seré más valioso a través de las adversidades de este día y siempre que se cierra una puerta, se abre otra.

No desperdiciaré ni siquiera un preciado segundo del día de hoy con sentimientos de cólera, de odio, de celos o de egoísmo. Sé que las semillas que siembro son las que cosecharé, porque cada acción, buena o mala, siempre va a seguir una reacción igual, el día de hoy, solo sembraré las buenas semillas.

Trabajaré con el convencimiento de que nunca se ha logrado nada grande sin entusiasmo, para hacer cualquier cosa digna de hacerse, no debo retroceder tembloroso, pensando en el frío y en el peligro, sino saltar hacia adelante con entusiasmo y salir adelante tan bien como pueda hacerlo.

Me enfrentaré al mundo con las metas que me he fijado para el día de hoy, pero serán metas fáciles de alcanzar, no esa variedad tan vaga e imposible que declaran todos aquellos que han hecho una carrera del fracaso, me doy cuenta de que siempre me ponen a prueba primero con un poco para ver lo que haría con mucho.

Jamás ocultaré mis talentos, si guardo silencio, seré olvidado, si no avanzo, retrocederé. Si el día de hoy me aparto de mi desafío, mi propia estimación quedará cicatrizada para siempre y si dejo de crecer, aun cuando sólo sea un poco, me empequeñeceré. Rechazo la posición estacionaria porque siempre es el principio del fin.

Este día trabajaré con todas mis fuerzas, satisfecho por saber que la vida no consiste en revolcarse en el pasado o en atisbar ansioso hacia el futuro. Me causa consternación contemplar el sin número de dolorosos pasos mediante los cuales uno llega a una verdad tan antigua, tan obvia y que se expresa con tanta frecuencia. Cualquier cosa que me ofrezca, poco o mucho, mi vida es ahora.

Haré una pausa siempre que el día de hoy sienta lástima de mí mismo y recordaré que es el único día que tengo y que debo aprovecharlo al máximo. Tal vez no logre reconocer lo que mi parte pueda significar en el gran todo, pero estoy aquí para jugarla y ahora es el momento de hacerlo.

¡Este es mi día!

Ustedes cadetes son las semillas.

También hoy y en estas palabras, deseamos recordar a nuestros queridos camaradas que: ofrecieron todo sin pedir nada, se dieron enteros para imponer su ideal. Tenían que convencer, dándose. Porque no se creía, si no era en base a sacrificios.

Y los sacrificios fueron totales: los que dieron su vida y hoy también los recordamos y están con nosotros, no podían dar más, y muchos la perdieron con el convencimiento exacto de lo que hacían.

Líderes y operadores, hoy cuando se termine la ceremonia, cuando se retorne a las actividades que la unidad requiere para mantenernos alertas, debemos recordar que somos engranajes, que en forma exacta funcionan para cumplir con lo que el mando superior nos disponga, no debiendo olvidar que somos como una cadena que es tan fuerte como el eslabón más débil.

Para finalizar, quiero también agradecer a todos aquellos que de una u otra manera creyeron y nos consideraron a cada uno de nosotros en todo lo que nos guiaron, aconsejaron, apoyaron, emprendimos, comandamos y cumplimos, por lo cual nos encontramos hoy día formando la línea de honor, lo cual nos da la confianza necesaria para seguir adelante.

Coronel (ST.) Alberto Spada

line_separador

Celebración del Día del Bombero en la Brigada Aérea II (Durazno)


El Día del Bombero es una fecha conmemorativa dedicada a homenajear a una de las profesiones más peligrosas y se celebra en Uruguay el 27 de octubre.

Los bomberos salvaguardan la vida y el patrimonio de los ciudadanos en caso de incendios, inundaciones, accidentes y desastres naturales.

Con motivo y en honor a este día, se realizó un evento en homenaje a quienes trabajan en la lucha contra el fuego, en las instalaciones de la Unidad de Bomberos de la Brigada Aérea II (Durazno).

El Comandante de la Brigada Aérea II, Cnel. (Av.) Hugo Parentini junto al Tte. Cnel. (Av.) Julio Bardesio, expresaron palabras de agradecimiento y reconocimiento a los bomberos presentes, quienes estrenaron, en esta ocasión, sus nuevos uniformes.

line_separador

En el anfiteatro de la Escuela Militar de Aeronáutica se realizó el lanzamiento del libro “100 años enseñando a volar”

El pasado viernes 28 de octubre y en el marco de un año de vital importancia para la Escuela Militar de Aeronáutica (EMA) se realizó en las instalaciones de su anfiteatro el lanzamiento del libro "100 años enseñando a volar"

Fue presentado por sus autores, el grupo de aviadores militares "Los Aerodinos" integrado por los coroneles Eduardo Aguirre, Julio Díaz, Elbio Firpo y Renato Fratta, los tenientes coroneles Daniel Puyol y Ricardo Zecca, así como los mayores Jorge Cobas y Gabriel García.

Sus páginas encierran una recopilación de anécdotas y vivencias en la EMA que según mencionan, si algunas no tuviesen fecha serían imperecederas.

Durante la presentación, sus autores intercambiaron experiencias con el auditorio, integrado por numerosas autoridades, muchos de ellos vinculados aún hoy a la institución, así como a damas y caballeros cadetes de los cursos profesional y preparatorio.

El Director de la EMA, Cnel. (Av.) Alejandro Arocena, agradeció a los autores del libro por tan prestigiosa contribución a la historia del Instituto, que quedará como aporte para las futuras generaciones que opten por la carrera de las alas.

line_separador

XI Feria Internacional de la Aviación de Zhuhai


Fotografías: sitio web www.airliners.net

Días pasados se realizó la XI Feria Internacional de la Aviación en China, más precisamente en Zhuhai, la única Feria Aeroespacial que está avalada y promocionada por el gobierno chino.

En la misma acudió la delegación Oficial de la Fuerza Aérea Uruguaya, compuesta por el Comandante en Jefe de la Fuerza Aérea, Gral. del Aire Alberto Zanelli, el Cnel.(Av.) Washington Alejandro y el Tte. Cnel. (Av.) Walter Pérez, quienes visitaron las instalaciones de la Feria. El mencionado evento es una actividad comercial del ámbito aeronáutico civil y militar, aeroespacial, de defensa y seguridad, así como también en lo que se refiere al ámbito educativo.

La exposición internacional estuvo organizada bajo el patrocinio de la "Administración Civil de Aviación de China" para incentivar las negociaciones comerciales y el intercambio tecnológico.

En la misma se pudo ver desde la última tecnología civil, así como lo último de la aviación militar china, donde sobrevoló los espectadores por primera vez el caza furtivo de quinta generación J-20. El J-20 JIAN (destructor) es la contrapartida del Lockheed Martin F-22 Raptor, algo que se mantuvo en secreto durante varios años.

También pudo visualizarse el J-31, semejante éste al F-35, ya mostrado en la anterior edición de esta Feria, dentro de una alta gama de aeronaves de ala fija y rotatoria.

line_separador

Ejercicio aéreo práctico de la FAU que involucra a medios aéreos y terrestres a gran escala


Ver el video en 360º

Cumpliendo con el plan anual del Comando Aéreo de Operaciones, la FAU realizó ejercicios prácticos que involucraron tanto medios aéreos como terrestres a gran escala.

El mencionado ejercicio tuvo como cometido utilizar en forma conjunta todos los medios activos de la Fuerza Aérea, ejecutándose tareas específicas dentro de cada misión particular de las unidades desplegadas.

Entre algunas de las tareas realizadas, se destacó las misiones de búsqueda y rescate, donde la sinergia de los escuadrones de ala fija y rotatoria logró alcanzar el objetivo planificado para esa etapa del ejercicio. Para este tipo de operación, se utilizaron todas las herramientas disponibles, siendo algunas de ellas los sistemas de armas con sensores de a bordo (operado por personal idóneo del Servicio de Sensores Remotos Aeroespaciales), la utilización de dispositivos de bengalas lumínicas y la coordinación en las comunicaciones en todo tipo de frecuencias posibles.

En tanto en tierra, se desplegó personal de distintas Unidades como fueron el COE (Compañía de Operaciones Especiales), los PARASAR, y se recibió el apoyo no menos importante de los Servicio de Meteorología y Comunicaciones en el campo. En tanto desde la distancia, el contralor del Ejercicio fue posible a los radares, parte integral del Sistema de Vigilancia y Control del Espacio Aéreo en el Centro de Operaciones Aéreas.

blueline arriba

Internados
en el Hospital Central de las FFAA

El link que figura a continuación nos mostrará el "Parte Sanitario" que publica la Fuerza Aérea en su página web oficial.

 

line_separador

Parte Sanitario de la Fuerza Aérea
haga click AQUI 

blueline arriba

Historias y Otras Historias

Prólogo con ómnibus - Elbio firpo

Prólogo con Ómnibus

 

En efecto, nada ni nadie podrá reemplazar jamás al compañero perdido. Los viejos camaradas no se crean. Nada vale tanto como el tesoro de los recuerdos comunes, de tantas horas vividas juntos…

Antoine de Saint-Exupery.
“Tierra de Hombres”

 

por Elbio Firpo
(diciembre de 2008)

Sobre las seis de la tarde empezaba a ponerme nervioso. El ómnibus salía a las nueve de la noche. Eso cuando tenía Primera. En invierno ya era de noche. El ritual del domingo de tarde empezaba por la pastafrola con dulce de leche que me hacía mi madre en tanto planchaba la ropa que llevaría para una larga semana, o un largo mes. Cuando estaba lista la partía al medio y la acomodaba entre tibiezas de horno y de ropa recién planchada. A las ocho me iba a la calle Florida, tiempo suficiente para no arriesgar perder el ómnibus y sus nefastas consecuencias. Alrededor del 7-E1 ya se encontraban otros “sunchos” como yo con las manos en el capote, las blancas gorras y el orgulloso pañuelo blanco abrigándonos el cuello. El viejo Leiland, de plataforma abierta, no nos protegería del frío ni del polvo que nos esperaba después del Aeropuerto de Carrasco, agazapado en el camino de tierra pronto a lanzarse sobre la blancura de nuestras camisas y depositarse, inmisericorde, sobre la funda impoluta de nuestro cubrecabeza. De aspirante nunca sabía donde sentarme. Adelante tenía la ventaja de ver quienes irían subiendo. Una cosa tenía clara, ofrecerle el asiento a los clases y a los cadetes de segundo.  La prudencia aconsejaba también a los cadetes de primero, al menos el amague. La mayoría de ellos nos tuteaban a pesar de su relativa antigüedad de un año.

Pero a no descuidarse con su “macanudez” y sus gestos cancheros, los cadetes de primero suelen ser muy memoriosos. En general, aunque hubo excepciones, nadie aceptaba el ofrecimiento. Si me sentaba atrás perdía la visión del camino. Un clase que subiese rápido y que no me diera tiempo a pararme podría hacerme iniciar mal la semana. Personalmente prefería ir parado desde el Control de la calle Dante. No lo hacía para evitar que mis camaradas me cargaran durante todo el viaje diciéndome “apretado”. A partir del Aeropuerto de Carrasco quedábamos solos en el ómnibus.

Ocasionalmente algún granjero de la zona que descendía en una de las pocas paradas de la ruta. En ese último tramo antes de llegar a la Escuela, rodeados de  oscuridad, sometidos al monótono ruido del motor y a la mortecina luz del techo, solíamos adormecernos. Bien podíamos estar en una nave sideral rumbo a Marte. Nada se veía tras las ventanas que reflejaban nuestros rostros resignados. Siempre pensé que ese tramo de la 101 constituía el imaginario puente entre el mundo profano que acabábamos de dejar y otro muy diferente, casi ilusorio, que nos esperaba delante de los focos del ómnibus que apenas iluminaban el polvoriento camino. Después de la última curva, cuando la carretera se extiende recta, la veíamos aparecer en la negrura. Una luz blanca, como un faro en un mar de tinieblas. Sacudíamos el polvo de las gorras, nuestra propia modorra, éramos otros, prontos ahora para entrar, purificados, a un reino exclusivo. Ese era el significado del viaje, pero entonces no lo sabíamos.

La carta al Cabo Honorario Rúben Fernández es un pretexto para la nostalgia, en todo caso nuestra nostalgia, la de la tanda del año 61. Pero no diferente a la de todas las promociones que han pasado por la EMA. Todas han tenido un Fernández, un Pérez o un Rodríguez o comoquiera que se llamase el clase que más admirábamos. De igual manera los Cabezas, Gordos, Flacos, Picas, Flaflis, Negros o Polos. Todos existieron y seguirán existiendo en la memoria de quienes compartimos las blancas paredes de la Escuela, su extendida Plaza de Armas, los frescos corredores, el banco del jardín bajo el florecido jacarandá, las nieblas y las lluvias. Y los aviones. Solo nosotros, felices iniciados, sabíamos lo que significaba amar aquellas ruidosas chapas, el ronco y apremiante sonido de una arremetida, el quejido de una hélice desbocada, la angustiosa llamada de la sirena. Después regresábamos al mundo profano convertidos en heraldos de un reino mágico, admirados y consentidos por nuestros padres que nunca entendieron del todo nuestra extraña vocación.

El monólogo imaginario entre un anciano, con claros síntomas de alteración, que le escribe a su Jefe de Sección confundiendo pasado y presente con ingenuas referencias a su falta de memoria y las urgencias de su enfermedad prostática, nos habilitan con dudoso humor, a la reflexión de nuestros miedos.

Mientras la memoria cercana es cada vez más elusiva y caótica, olvidando fechas, nombres de nietos, llaves y dinero, se agudiza la distante. Y recordamos a los que partieron temprano, hace ya mucho tiempo, como si fuera ayer. El ómnibus intemporal y el polvo de la ruta.

Carta al Cbo. Hrio. Rúben Fernández Ubal

Mi Cabo Honorario, le escribe el Asp. Elbio Firpo, de la primera sección del Curso Preparatorio, no se si me recuerda, usted era mi jefe de sección en el año 61. No estoy muy seguro cuanto hace de esto porque a veces se me olvida en que año vivo y, aunque eso no es realmente importante, me preocupa que la gente piense que lo hago a propósito. Tampoco recuerdo si usted ascendió a Sargento, si fuera así, desde ya le estoy pidiendo disculpas. Le escribo porque ayer alguien me leyó algo en la computadora donde lo nombraban muchas veces y al final aparecía su foto con una gorra puesta. Por eso lo reconocí, porque usted usaba el polí echado para atrás, me acuerdo clarito. Supongo que el de la foto era usted, no quisiera equivocarme, porque se veía un poco viejo… de más. No se ofenda, yo no soy mucho más joven que usted, yo tengo diecinueve, así que usted debe andar en los veinticinco. Me acuerdo cuando lo conocimos, me refiero a la tanda de aspirantes de aquel año. Se gastaba una pinta de recio a lo Jean Paul Belmondo, mono de vuelo abierto hasta la mitad del pecho, el pucho en la boca y arrastraba los “pepos” como diciendo: aquí vengo yo. Se rumoreaba que había sido camionero y que tiraba la piña. Como era bastante veterano y del Cerro la gilada lo respetaba. Me refiero a sus compañeros de promoción. Nuestros clases. Sin ofender Jefe pero ¡Qué tandita¡ A usted le gustaba jugarla de reo pero siempre supimos que era una pose. Lo que no podrá negarme que usted tenía algunos preferidos, el “Pica”, el “Yayo” y el “Polito” eran medio consentidos suyos. Cada tanto los “tipiaba” pero yo siempre pensé que estaban acomodados. ¿Se acuerda aquella mañana que pasó revista de afeitadas? Usted me dijo -¿Se afeitó aspirante?- Yo le contesté, medio sobrador, lo reconozco -No tengo barba, mi Cabo-. Entonces usted se acercó a mi cara y me arrancó el único pelito que tenía con sus dedos. Después mirándolo, preguntó -¿Y esto qué es? Y ahí nomás me “tipió” por no afeitarme. A partir de ahí me tuve que rasurar todos los días a pesar de mi profusión de granos y granitos que me la hacían pasar verde. Al que no quería mucho era a mi amigo el “Flafi”. Yo creo que fue por aquel chiste que le hizo cuando le preguntó –en una de sus habituales mazoqueadas- si sabía como le decían los aspirantes. Cuando le dijo con sonrisa bobalicona, paraguas de cigarrillo, usted se rió, pero en el fondo creo que nunca le perdonó aquello y cada tanto le daba “patabaco”, porque como era medio dormilón y su cama estaba al lado de la suya, usted se la cantaba sin enfriarse. Sin ofender mi Cabo, o Sargento, mire que a mi también me habían bautizado Ñato. Pero en honor de la verdad ese sobrenombre que compartimos no me hizo merecedor de ningún trato especial de su parte. Que año aquel año, Jefe. Por primera vez sentimos sonar la sirena de la Torre de Control. Había caído el Cabo Hammann. El T-6 se había negado a salir de un tirabuzón. Años después la escucharíamos otras veces. Pero aquella vez fue especial. Una especie de bautizo al revés. No se si me explico. Nacíamos a la profesión que amábamos de la manera más dura, con una partida. Discúlpeme, mi cabo, ¿de que hablábamos? Por que tuve que levantarme para tomar unas pastillas para… la verdad que no se para que son. Y aproveché para ir al baño. ¿A usted no le pasa? Me refiero a tener que ir tan seguido al baño. Pero en fin. Creo que le estaba contando cuando me invitó a volar en el 202. Había techos bajos y apenas salimos nos metimos en la sopa. A lo cinco mil pies, después de unos cuantos minutos de vuelo, me preguntó si alguna vez había hecho un “tonneau” por instrumentos. Una pregunta retórica, por supuesto. Recuerdo que me dijo que me quedara derecho en el asiento. Usted apoyó la cabeza sobre el panel de instrumentos y efectuó la maniobra. Me entró una desorientación espacial de aquellas. La experiencia valió por todas las clases teóricas que habíamos tenido sobre el tema. Bueno, mi Cabo, o Sargento, no lo quiero distraer por más tiempo, pero como le digo, alguien me leyó algo de un tal Menéndez y me mostraron una foto que por lo viejo debe haber sido de su padre, respetuosamente dicho. Algo recuerdo de este Menéndez. Era uno rubiecito? Porque si era rubio y volaba en el Grupo “dosh” debe haber llegado lejos. Los rubios siempre tuvieron más suerte que los morochos en el Grupo. Muchos llegaron a Jefes. Usted no era rubio, precisamente, y tampoco lo que se dice un Alain Delon, así que debe haber terminado volando C-47. Dudo que tampoco un Fairchild porque allí también iban los lindos. Le pido perdón por mi mala memoria. Sepa que siempre le tuve un afecto muy especial, como toda mi tanda. Pocos pueden atravesar cuarenta años y ser recordado con el cariño de aquel año 61 cuando lo conocimos. Y ahora lo dejo. En realidad no se que hago acá. Ah, claro, pedí para venir a estudio libre porque pasado mañana es el cumpleaños de mi madre y quiero hacer la solicitud para que me dejen salir el sábado que estoy preso por un Uno que me saqué en Matemáticas. Siempre vengo a la Sala de Dibujo porque me gusta ver la Plaza de Armas tan tranquila a esta hora de la noche. A menudo vienen mis amigos, el aspirante Enrique Díaz, que le decimos “El Tejo” y el “Suncho” Méndez. No se si lo escucha mi Cabo, pero el trompa está tocando silencio y una niebla invernal esta cubriendo la EMA.

Asp. Elbio Firpo Peluffo

line_separador

N. de la R.: este cuento del Cnel. Firpo se publicó anteriormente en el Diario Digital de Noticias (Nº 102), pero en forma incompleta. En aquella oportunidad faltó la "Carta al Cbo. Hrio Rúben Fernández Ubal", que reproducimos aquí como lo escribió su autor.

blueline arriba

La Foto

La Fuerza Aérea ha cumplido 100 Años en el 2013. A partir de ese momento todas sus unidades y reparticiones irán llegando también, a cumplir el "centenario desde su creación. Este año 2016, es la Escuela Militar de Aeronáutica la homenajeada, el próximo 20 de noviembre. Pero esta foto, está ligada al Grupo de Aviación Nº 3 (Transporte), quien fue el encargado de sacar esta fotografía (Sección Fotografía). Obsérvese, casi al centro de la misma, una silueta de la sombra de una aeronave proyectada en el suelo (envuelta en un círculo de color anaranjado), probablemente de un NA AT-6 "Texan" de su dotación.

blueline arriba

Meteorología, Astronáutica y Ovnis

Vea como está el tiempo ahora, en las próximas horas y próximos días en la Capital uruguaya. Asimismo puede buscar como estará el clima en el lugar de destino de su próximo viaje. Solo haga click con el puntero del mouse sobre la imagen y ya está (debe estar conectado a internet).

blueline arriba

Dichos y Frases Hechas
LENGUA ESPAÑOLA

"¡EUREKA!"

Exclamación de alegría. Se expresa cuando se logra algo; más frecuentemente se usa cuando se da con la solución a un problema.

Eureka es la voz griega correspondiente al pretérito del verbo "encontrar" o "hallan". De modo que esta palabra significa "he encontrado". La tradición lo atribuye siempre al matemático griego Arquímedes, que vivió en el siglo III a. C. El relato popular (y, sobre todo, escolar) cuenta que esta exclamación la profirió Arquímedes cuando descubrió el principio físico que lleva su nombre y que se estudia en los colegios. Se dice que un rey se había hecho labrar una corona de oro. Cuando la tuvo en sus manos, el rey desconfió del orfebre y supuso que el artesano había mezclado oro con plata, es decir: que lo había engañado. Para saber si su sospecha era cierta, comentó el caso con Arquímedes. Éste fue a darse un baño y a pensar en el asunto: ¿cómo podría averiguar si la corona era oro puro o estaba mezclada con plata? En los baños dio con la solución: descubrió que dos objetos iguales pero con distinta densidad desalojan cantidades de agua diferentes. Así pudo enunciar la ley del peso específico de los cuerpos. Así cuenta este hallazgo físico la tradición escolar, pero, en realidad, las cosas debieron ser bastante más complejas. Por cierto, las comprobaciones posteriores demostraron que el orfebre era un estafador, y fue ejecutado.

line_separador

Refrán del 215

"Cría cuervos y te sacarán los ojos."

blueline arriba

Humor

"Comiencen el día con una sonrisa y el mate."
Filósofo anónimo

*****

Estimado Sr. Zavala: tenemos buenas noticias para Ud., la mancha rosada del pene no era gangrena, sino lápiz labial.
Atentamente,
El Equipo de Patología
P.D.: Lamentamos la amputación.

******

El Hipocondríaco. Un hipocondríaco va al médico y le pregunta:
Doctor, mi mujer me traicionó hace una semana y aún no me han salido los cuernos. ¿Será falta de calcio?

******

Vasectomía. Un hombre va a ver al urólogo y le dice que quiere hacerse una vasectomía.
El doctor le dice:
Sr. es una decisión muy grande, lo ha comentado con su esposa e hijos?
y el señor le contesta:
Sí.. se puso a votación y quedó 17 a 2.

******

La Plaquita
. En el consultorio, el paciente le muestra a su médico los resultados de sus análisis. El médico los analiza con cara de preocupación y le dice al paciente:
Vamos a tener que mandarle a hacer una plaquita...
¿De tórax, Doctor?
No... de mármol..

 

line_separador

 

line_separador

line_separador

LA LEGIÓN DEL ESPACIO

blueline arriba

Páginas Web Recomendadas

Escuadrilla de Alta Acrobacia de Chile "HALCONES"

El 20 de noviembre estarán en Montevideo. En la actualidad, la Escuadrilla continúa cumpliendo con la misión de fomentar una conciencia aérea nacional, mostrando las capacidades profesionales de los integrantes de la Institución y motivando con sus presentaciones, a los jóvenes que formarán el futuro de la Fuerza Aérea de Chile.

Halcones